LETRAS DE...

LA PARRANDA

Canto a Murcia
Romanza del platero

 

 

Canto a Murcia
(Miguel y Coro)


Miguel. En la huerta del Segura,
cuando rie una huertana
resplandece de hermosura
toda la vega murciana,
y en los ramos del naranjo
brotan flores a su paso.
Huertanica de mi afán,
tú eres pura y eres casta
como el azahar.

Coro. En la huerta del Segura,
cuando rie una huertana
resplandece de hermosura
toda la vega murciana,
y mirándose al pasar
en la acequia del jardín,
en el agua se reflejan,
como flores que salieron
para verla sonreir.

Miguel. Huerta, risueña huerta
que siempre frutos y flores das,
¡Murcia, la que cubierta
en todo tiempo de flor estás!
Murcia, son tus mujeres
gala de tu palmar.
¡Murcia, qué hermosa eres!
Tu huerta no tiene igual,
pues son tus mujeres
la flor del palmar.
En la huerta he nacido
para amar y vivir,
y en su campo laborado
con noble trabajo me quiero morir. etc.

 

 

 

Romanza del platero
(Miguel)

Miguel.
Óyeme, mujer.

Diga usté, señor platero,
cuanta plata es menester
para engarzar un besito
de labios de una mujer.

Pues aunque usté me lo jure
nunca tuvo en su taller
otro diamante como este
que le vengo yo atraer.
Ponga todo su cuidado,
miré que se lo he robado
y ella no me ho perdonado.
¡Ah! ¡oh!
Para tan fino diamante
plata bastante
no encontrará.

¡Sueño que una perla dió en tu boca
y saltó un rayo de luz
y al saltar nació este beso
que perfuma lo que toca.

¡Sueño que ha mandado que este beso
me lo engarcen de manera
que lo pueda tener preso
de mis labios cuando quiera
sin que trate de escapar
y poderle así besar.

Diga usté, señor platero,
cuanta plata es menester
para engarzar un besito
de labios de una mujer.

Diga usté, señor platero,
cuanta plata es menester.
¡Quiéreme, mujer!